Recommend this article

*
*
*
This article is also available in English here.
PDF also available in English - Spanish.
 

La preservación del patrimonio es una de las principales preocupaciones de los clientes de banca privada. Para proporcionar una adecuada seguridad financiera debe tomarse en consideración no solo ya la distribución de los activos financieros y la diversificación de las inversiones, sino también la protección de los mismos. La utilización de un vehículo adecuado permite que dichos clientes se sientan cómodos con el futuro de sus finanzas a largo plazo, pase lo que pase.

Con sede en Luxemburgo, país con uno de los regímenes de protección de activos más seguros de Europa, Lombard International Assurance está especializada en el diseño de soluciones de estructuración patrimonial a medida, a través de contratos de seguros de vida. Las soluciones que ofrecemos a nuestros clientes europeos son diseñadas para cumplir los requisitos legales de cada jurisdicción y para beneficiarse de las ventajas disponibles en el país de residencia del cliente (generalmente diferimiento en el impuesto sobre la renta, transferencia ordenada del patrimonio a los beneficiarios designados, evitar procedimientos de sucesión prolongados, etc.) Además, en aquellos casos en que los activos se detienen a través de un contrato de seguro de vida, los mismos están protegidos (i) contra la quiebra de la compañía aseguradora o el banco custodio y (ii) contra reclamaciones de terceros (por ejemplo, futuros potenciales acreedores del cliente).
 
Gracias al régimen de protección de activos ligados a seguros de vida propio de Luxemburgo, el Gran Ducado ofrece la máxima seguridad mediante un régimen controlado por el estado que garantiza la total separación de los activos de las pólizas de los clientes de aquéllos que responden de los compromisos de la compañía de seguros. Los activos de los tomadores se custodian en un banco independiente que debe proteger los mismos y respecto del que el regulador tiene poderes para intervenir. Si el banco custodio o la compañía aseguradora quebrasen, dichos activos deberían permanecer en cuentas segregadas y estar protegidos en favor de los tomadores y beneficiarios de las pólizas de seguro. Este régimen de protección se conoce como el “Triángulo de seguridad luxemburgués”.
 
Este escudo legal, unido al hecho de que Lombard International Assurance únicamente emite pólizas unit-linked (no garantizadas), protege a los clientes frente a situaciones en las que condiciones desfavorables de los mercados financieros afecten a la capacidad de la aseguradora para cumplir con sus obligaciones con los tomadores. Esta es una cuestión clave para los clientes de banca privada dado que las aseguradoras que ofrecen otros tipos de seguros pueden presentar este riesgo potencial.
 
Asimismo, los activos asociados a las pólizas de seguro de vida están protegidos de reclamaciones de cualquier acreedor del tomador (por ejemplo, en caso de concurso de acreedores, o de cualquier reclamación legal por responsabilidad personal o profesional). En este sentido, el artículo 88 de la Ley del Contrato de Seguro española -aplicable en caso de pólizas distribuidas a clientes residentes en España sujetas a ley española- establece expresamente que “La prestación del asegurador deberá ser entregada al beneficiario, en cumplimiento del contrato, aun contra las reclamaciones de los herederos legítimos y acreedores de cualquier clase del tomador del seguro”. Y, de conformidad con los procedimientos de ejecución españoles, los capitales asegurados son inembargables, quedando reservadas las prestaciones exclusivamente para los beneficiaros designados.
 
Por último, la ley luxemburguesa ofrece una protección en línea con lo anterior. Si, por alguna razón, un juez o tribunal extranjero decidiera dirigirse a la aseguradora en un procedimiento de ejecución de los bienes de tomador, el acceso efectivo al valor de la póliza solo podría tener lugar si el tomador lo permitiese. El artículo 114 de la Ley del Contrato de Seguro luxemburguesa establece que el derecho de rescate total o parcial pertenece exclusivamente al tomador; y los acreedores no pueden forzarle a ejercitarlo. En otras palabras, los acreedores no recibirían ningún pago mientras que el tomador no decidiese ejercitar su derecho de rescate. La única excepción sería en caso de que la prima pagada por el tomador representase una porción exagerada de su patrimonio o la póliza se hubiese suscrito de manera fraudulenta (por ejemplo, una vez conocida la existencia de acreedores por parte del tomador).
 
En resumen, el patrimonio de los clientes detenido a través de una póliza de seguro de vida de Lombard International Assurance está protegido de la potencial quiebra de la aseguradora y/o del banco custodio así como de reclamaciones de futuros potenciales acreedores del cliente.
 
Para más información, por favor, consulte con su contacto habitual en Lombard International Assurance.

Ejemplo: 

Nacional español, residente en Madrid, casado con dos hijos (de 15 y 18 años), que actualmente tiene una cuenta en el extranjero por importe de 10 millones de euros en valores y otros activos financieros. Tiene una empresa del sector inmobiliario.

El cliente desea estructurar su patrimonio a través de una solución de planificación patrimonial legal y fiscalmente eficiente que proteja parte de su patrimonio a favor de sus hijos, incluso aunque se produjera un evento desafortunado en el futuro y debiese responder con su patrimonio de deudas de la compañía.

Lombard International Assurance puede diseñar una solución a medida, utilizando como base un seguro de vida, que sería legal y fiscalmente eficiente y aseguraría la transmisión del patrimonio de conformidad con los deseos del cliente. El cliente no necesita preocuparse por el riesgo de la compañía aseguradora gracias al “Triángulo de Seguridad” luxemburgués y al modelo de negocio de Lombard International Assurance. Y protege, de este modo, parte de su patrimonio de potenciales reclamaciones de terceros basadas en su responsabilidad personal o profesional, por ejemplo, en caso de que la compañía atravesase dificultades o un procedimiento concursal en un futuro. Los activos financieros mantenidos a través de la póliza de seguro quedarían reservados para sus hijos mientras el cliente no rescatara la póliza durante su vida.









 
 
Pablo Peciña - Associate Director, Wealth Planning Marta García Cortés - Wealth Planner Spain and Portugal
  Pablo Peciña
Associate Director, Wealth Planning
Lombard International Assurance

 
Marta García Cortés
Wealth Planner Spain and Portugal
Lombard International Assurance